Archivo del sitio

Gracias Mamá

Como viene siendo costumbre en P & G (Procter & Gamble) lanza un nuevo video en su campaña “gracias mama” con motivo de los Juegos Olímpicos del 2014, lanza una secuela de su video “El mejor trabajo”, que ya lanzó para los juegos olimpicos de Londres 2012 y que fue ganador del Premio Emmy al mejor anuncio en horario primetime del 2012, además de dos Leones de Oro y tres de Plata en el Festival de Publicidad Internacional Cannes Lions.

 

 

Anuncios

La autoestima

Hace algún tiempo os hablamos ya de autoestima y hoy nos vamos a adentrar un poco más en este concepto.

Sobre la autoestima se ha escrito mucho y existen múltiples definiciones. Pero todas ellas están de acuerdo en que consiste en la valoración que hacemos de nosotros mismos; por lo que depende de nuestro juicio interno.

El concepto de autoestima se origina alrededor de los 5 años de edad y genera un marco de referencia sobre la identidad y el mundo. Aquí juega un papel importante su construcción, ya que en función de ello,  el mundo nos parecerá un lugar seguro o, por el contrario, peligroso, circunstancia que lleva a una interacción positiva o negativa. Asimismo, durante la infancia, las relaciones con la familia, maestros, amigos, así como los éxitos y los fracasos, dan como resultado la creación de un nivel propio de autoestima. Por este motivo, la calidad de las experiencias vividas durante este periodo juega un papel predominante.

Aunque queda clara la importancia de la autoestima para el desarrollo del ser humano, hasta finales del siglo XIX, no se empezó a manejar el término. El precursor del concepto fue William James, psicólogo norteamericano, que lo expresó de esta manera: “la autoestima es igual a la relación entre logro y aspiración”. En el siglo XX, Carl Rogers, máximo exponente de la psicología humanista, expuso su teoría acerca de la aceptación y autoaceptación incondicionales como la mejor forma de mejorar la autoestima. Además, diversos Investigadores como Coopersmith (1967), Brinkman et al. (1989), López y Schnitzler (1983), Rosemberg y Collarte, coinciden en que la autoestima es relevante para la vida del ser humano y constituye un factor importante para el ajuste emocional y cognitivo de la persona.

Por otra parte, la autoestima es siempre una cuestión de grado y no es nunca absoluta. Normalmente, solemos movernos entre autoestima alta y baja, en función de la imagen positiva o negativa que tengamos de nosotros mismos. No obstante, acercarse más a un extremo que al otro conlleva una serie de consecuencias.

Elevar la autoestima produce sentimientos positivos y de confianza en uno mismo; nos empuja a abrirnos al mundo, a mostrarnos  flexibles, generosos, tolerantes, seguros, amorosos, amables. Es muy importante no confundir la autoestima alta con el ego, pues la primera significa: “Yo me amo sin compararme con los demás”, mientras que el segundo viene a decir: “yo soy mejor que tú”.

En cambio, caer en una autoestima baja produce sentimientos de insatisfacción, actitudes negativas sobre las propias aptitudes y capacidades, y falta de confianza en sí mismo.

En definitiva, disponer de una autoestima sana permite un mayor disfrute de la vida y una mayor satisfacción personal.

Las tendencias cambian

Ya conocemos las múltiples formas de manipulación (mediante retoque con programas informáticos) que se hacían hasta ahora de las modelos y actrices que salían en las portadas de las revistas de moda.

Ejemplos hay miles, uno de ellos puede ser este de nuestra actriz más famosa internacionalmente hablando:

Sin embargo, parece ser que las cosas están cambiando y como ejemplo os ponemos la siguiente fotografía, el antes y el después para ocultar ciertos efectos estéticos.

Para ello, nada mejor que ilustrarlo con otro ejemplo, con otra actriz, en este caso  Cameron Díaz:

Leah Hardy, antigua editora de Cosmopolitan, escribió recientemente en The Telegraph un artículo, donde nos explica que es exactamente lo que se utilizó con photoshop para ocultar los efectos de una delgadez excesiva, incluye la siguiente descripción de la manipulación de la imagen:

-Cara: las mejillas se rellenan
-Busto: nivelado
-Muslos: más anchos en la foto de la derecha
-Caderas: se ha suavizado la definición de los huesos
-Estómago: más lleno, con un aspecto más natural
-Brazos: brazos y hombros un poco más llenos.

Y es que parece ser que (por suerte) más frecuentemente de lo que parece, se retocan a aquellas modelos que pueden “asustar” por su delgadez.

Otros ejemplos donde se confiesa llevar a cabo estas practicas son:

Revista Healthy, con Jane Druker como editora que admite haber retocado a la chica de portada que tras la sesión de fotos resultó “realmente delgada y enfermiza” para que pareciera más saludable.

Vogue británico, con Alexandra Shulman a la cabeza, también ha declarado estar horrorizada por el aspecto de ciertas modelos en las sesiones para su revista. Robin Derrick como director creativo de dicha revista, confiesa que las cosas han cambiado, antes se retocaba para que parecieran más delgadas y ahora se hace lo contrario, buscando una imagen más saludable. Sin embargo siguen siendo actrices y modelos muy delgadas que se intenta hacer que parezcan más saludables.

Parece ser, por tanto, que aunque las tendencias están cambiando, aún queda mucho camino por recorrer. Si bien queda claro que nuestra percepción de lo que es saludable esta yendo hacia una visión más realista de un cuerpo más redondo y no tan delgado.

Una versión de este articulo se publicó originalmente en inglés en Sociological Images y en Business Insider.

Encuéntrate

encuentrate

La Fuerza de Voluntad

Escrito por gemaflor@aupate.es

Lo he intentado muchas veces y no he conseguido nada… el esfuerzo que tengo que realizar es muy grande… total para qué… no tengo la fuerza de voluntad suficiente…

Cuantas veces habrán resonado estas palabras en nuestras cabezas. Nos apuntamos a cursos de idiomas, empezamos dietas, iniciamos muchas actividades que quedan al poco aparcadas en el rincón de los “ya lo haré”. Varias son las causas de tanto abandono: dejarse arrastrar por el impulso, sin contar con un plan de acción realista y factible; ser demasiado ambiciosos en nuestros propósitos y no disponer de la fuerza de voluntad suficiente para perseverar.

Hoy vamos a poner el foco en la fuerza de voluntad; esa fuerza que invocamos en las encrucijadas de la vida, nos mantiene en el camino a pesar de las dificultades. Invitamos a que penséis en el pasado, en esos momentos en los que esa fortaleza estaba presente: quizás el momento en el que conseguisteis aprobar un examen, lograsteis ese puesto que era importante para vosotros o aprendisteis un idioma imprescindible para vuestro trabajo. En este sentido podemos decir que La fuerza de voluntad Fuerza de voluntades el motor que nos ayuda a perseverar en nuestros retos y el impulso interno que nos mantiene firmes en nuestro propósito.

Bien es cierto, que dicho así, suena a dogma idealista. Sin embargo, cuando hablamos de fuerza de voluntad no nos estamos refiriendo a esa fuerza de voluntad destructora, sin sentido, ni orden y a la cuál no le importa nada más que el propio ego. Ejemplos de esto los tenemos en nuestra historia. ¿Cuál era el uso que hacia Hitler de su fuerza de voluntad? ¿Y el de Napoleón?

Podemos decir que son referentes importantes en este sentido, pero ¿con qué propósito?

Por este motivo, es necesario que a la hora de utilizar esa fuerza, testemos que repercusión tendrá su uso a nuestro alrededor (en nuestra familia, nuestros amigos, nuestros vecinos). Imaginaos lo que supondría que, de pronto, nos pusiéramos a pedalear en nuestra bici estática, en casa, a las 6 de la mañana con el loable objetivo de perder peso y hacer ejercicio. Al proponérnoslo y hacerlo estaremos demostrando una fuerza de voluntad brutal, pero en claro perjuicio para otros. Por lo tanto, antes de ponernos manos a la obra, preguntémonos:

¿De que manera afectará esta decisión a mi entorno?

Una vez llevado a cabo este análisis, llega el momento de ponernos manos a la obra y ver cómo opera la fuerza de voluntad.

La fuerza de voluntad nunca funciona sola mucho tiempo, si no va acompañada de un plan de acción diseñado con objetivos tangibles y realistas. Y necesita retroalimentarse de manera continua para mantenerse.

Un ejemplo es la conocida frase “potencia sin control no sirve de nada” que se plasmó en un spot publicitario. Con la fuerza de voluntad pasa exactamente lo mismo.

Necesitamos pues un carril por el que circule esa maravillosa fuerza. Y el carril es un buen plan de acción. Veámoslo a través de un ejemplo: “Imagínate que quieres correr una maratón”. Tienes dos maneras de llevar a willpowercabo tu proyecto. La primera, confiar plenamente en tu rendimiento y en que el impulso de la fuerza de voluntad te ayudará a llegar a la meta. La segunda, empezar a correr un tiempo antes, entrenando de manera habitual, dosificando tu fuerza de voluntad, para aumentar tu resistencia y poder llegar a la meta.

Porque es más fácil y eficaz reforzar esa fuerza de voluntad con pequeños logros diarios, que plantearse un gran reto que nos despoje de ella en un suspiro.

Y como paso inicial para alcanzar el éxito debemos tomar la decisión de coger las riendas de nuestros propósitos.

De esta forma, pondremos en juego nuestra fuerza de voluntad, enfocándola a través de un plan de acción concreto y efectivo.

¿Estáis convencido/as de que queréis emprender esta nuevo reto?

¿Cuál es vuestra decisión?

Motivación y optimismo

Hoy, os traemos un video muy especial, elaborado por la Asociación de Familias Numerosas de Euskadi, Hirukide.

Este video destaca con ternura, el colchón que supone la familia (abuelos, padres, hijos) a la hora de abordar situaciones de desempleo originadas por la actual crisis.

Una gota más de motivación, un muestra de actitud y optimismo.

Disfrutadlo!!

Rana de Pozo

En un pozo profundo vivía una colonia de ranas. Allí llevaban su vida, tenían sus costumbres, encontraban su alimento y croaban a gusto haciendo resonar las paredes del pozo en toda su profundidad.

Protegidas por su mismo aislamiento, vivían en paz y sólo tenían que guardarse del cubo que, de vez en cuando, alguien echaba desde arriba para sacar agua del pozo. Daban la alarma en cuanto oían el ruido de la polea. Se sumergían bajo el agua o se apretaban contra la pared. Allí esperaban, conteniendo la respiración, hasta que el cubo, lleno de agua, era izado otra vez y pasaba el peligro.pozo

Fue una rana joven a quien se le ocurrió pensar que el cubo podría ser una oportunidad en vez de un peligro.

Allá arriba se veía algo así como una claraboya abierta, que cambiaba de aspecto según fuera de día o de noche, en la que aparecían sombras y luces, formas y colores, que hacían presentir que allí había algo nuevo y digno de conocerse.

Y, sobre todo, estaba el rostro con trenzas, de aquella figura bella y fugaz que aparecía por un momento sobre el brocal del pozo al arrojar el cubo y recogerlo todos los días en su cita sagrada y temida.

Había que conocer todo aquello.

La rana joven dijo lo que pensaba y todas las demás se le echaron encima:

Eso nunca se ha hecho. Sería la destrucción de nuestra especie. El cielo nos castigaría. Te perderás para siempre. Nosotras hemos sido hechas para estar aquí, y aquí es donde estamos bien y podemos ser felices.

Fuera del pozo no hay más que destrucción. Que nadie se atreva a violar las leyes de nuestros antepasados. ¿Es que una rana jovenzuela de hoy puede saber más que ellos?

La rana joven esperó pacientemente la próxima bajada del cubo. Se colocó estratégicamente, dio un salto en el momento en que el cubo comenzaba a ser izado y subió en él ante el asombro y horror de la comunidad batracia.

El consejo de ancianos excomulgó a la rana prófuga y prohibió que se hablara de ella. Había que salvaguardar la seguridad del pozo.

Pasaron los meses sin que nadie hablara de ella y nadie, tampoco, pudiera olvidarla, cuando un buen día se oyó un croar familiar sobre el brocal.

Se agruparon abajo las curiosas y vieron recortadas contra el cielo, en el borde del pozo, la conocida silueta de la rana aventurera. A su lado apareció la silueta de otra rana, y a su alrededor se agruparon siete pequeños renacuajos. Todos miraron sin atreverse a decir nada, cuando la rana habló:

“Aquí arriba se está maravillosamente. Hay agua que se mueve, no como allá abajo. Hay unas fibras verdes y suaves que salen del suelo y entre las que da gusto moverse, y hay muchos bichos pequeños muy sabrosos y variados, y cada día se puede comer algo diferente. Y luego, hay muchas ranas de muchos tipos distintos, y son muy buenas. Yo me he casado con esta que está aquí a mi lado, tenemos siete hijos y somos muy felices. Y aquí hay sitio para todas porque esto es muy grande y nunca se acaba de ver lo que hay allá lejos.

Desde abajo las fuerzas del orden advirtieron a la rana que, si bajaba, sería ejecutada por alta traición. Ella dijo que no pensaba bajar y que les deseaba a todas que la pasaran bien, y se marchó con su compañera y los siete renacuajos.

Abajo en el pozo hubo un revuelo, hubo algunas ranas que quisieron comentar la propuesta, pero las autoridades las acallaron enseguida; y la vida volvió a la normalidad de siempre en el fondo del pozo.

Al día siguiente, por la mañana, la niña de trenzas rubia se quedó asombrada cuando al sacar el cubo con agua del pozo, vio que estaba lleno de ranas.

Tomado del libro “Salió el sembrador” de Carlos Vallés, s.j.

Podemos volar

Podemos hacer cualquier cosa que deseemos, tan solo tenemos que proponérnoslo.

Los límites están solo en nuestra imaginación y si creemos en nosotros mismos y en nuestras capacidades, podemos romper cualquier límite, que para la mayoría son imposibles de batir.

Basta con ser capaces de dar los pasos, de encontrar la gasolina que mueva nuestro motor y lanzarse.

Somos un regalo

Viendo esta imagen:

regalos

Recordé estas palabras:

Las personas somos un regalo.
Algunas están magníficamente envueltas;
desde el primer vistazo son atrayentes.
Otras están envueltas con papel muy ordinario.
Algunas han sido estropeadas por el correo.
A veces, es posible que tengan una distribución especial.

Pero el envoltorio, no es el regalo.
A veces, el regalo es difícil de abrir,
y hay que buscar ayuda.
¿Quizás porque da miedo?
¿Quizás porque ya ha sido abierto y menospreciado?

Yo soy un regalo,
y, en primer lugar, un regalo para mi mismo.
¿He mirado bien en mi interior?
¿tengo miedo de hacerlo?
Quizás nunca he aceptado el regalo que soy yo.
Es posible que, dentro de mí,
haya alguna cosa distinta de la que imagino.
Quizás no he descubierto nunca
el regalo maravilloso que soy yo.
Soy un regalo
en primer lugar, un regalo para mi mismo,
y, después, también un regalo para los demas.

La paz perfecta

Una vez un Rey ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta.

Muchos artistas lo intentaron…

El rey observó y admiró todas las pinturas, pero solamente hubo dos que a él realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas.

La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban unas plácidas montañas que lo rodeaban. Sobre éstas se encontraba un cielo muy azul con tenues nubes blancas. Todos quienes miraron esta pintura pensaron que reflejaba la paz perfecta.la paz perfecta

La segunda pintura también tenía montañas. Pero estas eran escabrosas y descubiertas. Sobre ellas había un cielo furioso del cual caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua. Todo esto no se revelaba para nada pacífico. Pero cuando el Rey observó cuidadosamente, miró tras la cascada un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca. En este arbusto se encontraba un nido. Allí, en medio de del rugir del la violenta caída de agua, estaba sentado plácidamente un pajarito en el medio de su nido… la paz perfecta.

El Rey escogió la segunda. Cuando sus cortesanos le preguntaron el porque el rey dijo:

– Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que a pesar de estar en medio de todas estas cosas permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la paz.