Archivo del sitio

Vendedores de humo

Hoy os traemos este video en forma de fábula, y es que los sueños son como el humo, si no se asientan en base a nuestras capacidades reales, a nuestras habilidades y compromisos, se desintegran en poco tiempo. De nada sirve que nos acerquemos a la gente que ha cumplido sus sueños y que pidamos consejo de ellos o incluso que nos acerquemos a sus talleres y cursos, sí dentro de nosotros no existe la intención de cambiar lo que no nos gusta. Porque ocurre que lo que parece la mejor opción, la que a otra persona le ha servido, cierto tiempo después deja de ser lo que nos habíamos imaginado.

Hay que aprender a escucharnos y adaptarnos a lo que queremos realmente, de esa manera podemos empezar a convertir los sueños en objetivos y llevarlos a cabo. Es vital dejar fluir la vida y hacer lo mejor que uno pueda con sus propias herramientas, sin necesidad de comprarlas a vendedores de humo.

Fue el ganador del goya 2013 al mejor corto de animación:

Anuncios

La autoestima

Hace algún tiempo os hablamos ya de autoestima y hoy nos vamos a adentrar un poco más en este concepto.

Sobre la autoestima se ha escrito mucho y existen múltiples definiciones. Pero todas ellas están de acuerdo en que consiste en la valoración que hacemos de nosotros mismos; por lo que depende de nuestro juicio interno.

El concepto de autoestima se origina alrededor de los 5 años de edad y genera un marco de referencia sobre la identidad y el mundo. Aquí juega un papel importante su construcción, ya que en función de ello,  el mundo nos parecerá un lugar seguro o, por el contrario, peligroso, circunstancia que lleva a una interacción positiva o negativa. Asimismo, durante la infancia, las relaciones con la familia, maestros, amigos, así como los éxitos y los fracasos, dan como resultado la creación de un nivel propio de autoestima. Por este motivo, la calidad de las experiencias vividas durante este periodo juega un papel predominante.

Aunque queda clara la importancia de la autoestima para el desarrollo del ser humano, hasta finales del siglo XIX, no se empezó a manejar el término. El precursor del concepto fue William James, psicólogo norteamericano, que lo expresó de esta manera: “la autoestima es igual a la relación entre logro y aspiración”. En el siglo XX, Carl Rogers, máximo exponente de la psicología humanista, expuso su teoría acerca de la aceptación y autoaceptación incondicionales como la mejor forma de mejorar la autoestima. Además, diversos Investigadores como Coopersmith (1967), Brinkman et al. (1989), López y Schnitzler (1983), Rosemberg y Collarte, coinciden en que la autoestima es relevante para la vida del ser humano y constituye un factor importante para el ajuste emocional y cognitivo de la persona.

Por otra parte, la autoestima es siempre una cuestión de grado y no es nunca absoluta. Normalmente, solemos movernos entre autoestima alta y baja, en función de la imagen positiva o negativa que tengamos de nosotros mismos. No obstante, acercarse más a un extremo que al otro conlleva una serie de consecuencias.

Elevar la autoestima produce sentimientos positivos y de confianza en uno mismo; nos empuja a abrirnos al mundo, a mostrarnos  flexibles, generosos, tolerantes, seguros, amorosos, amables. Es muy importante no confundir la autoestima alta con el ego, pues la primera significa: “Yo me amo sin compararme con los demás”, mientras que el segundo viene a decir: “yo soy mejor que tú”.

En cambio, caer en una autoestima baja produce sentimientos de insatisfacción, actitudes negativas sobre las propias aptitudes y capacidades, y falta de confianza en sí mismo.

En definitiva, disponer de una autoestima sana permite un mayor disfrute de la vida y una mayor satisfacción personal.

La libertad de Amar

Hoy ha llegado un artículo a mis manos que me gustaría compartir con todos vosotros. Antes de que os metáis de lleno en su lectura realizaré una reflexión sobre el mismo.

Para ello comenzaré con una cita:

“El hombre que abandona el orgullo de la posesión, logra la paz suprema” (Bhagavad Gita 2,71)

ImagenAmar requiere liberarse del apego egoísta, del analfabetismo emocional, de las decepciones, de la frustración.

¿Cuántas veces hemos empezado una relación de pareja con la mochila de las relaciones anteriores a cuestas? ¿Cuánto ha pesado esa mochila en tu manifestación de amor?

Para abrirse al amor hay que sentirse libre, fluir y disfrutar del momento presente sin las ataduras del apego y las expectativas.

Sentirse libre disfrutando de la complicidad, cariño, apoyo y respeto de una relación de pareja.

Esta es la verdadera libertad en el amor.

Aquí teneis el artículo:

Por otro lado, si quieres amar desde esta perspectiva pregúntanos cómo escribiéndonos a info@aupate.es

 

Escrito por gemaflor@aupate.es

Confianza en uno mismo

¿Creéis que un niño de tres años puede conseguir la atención de una multitud y que terminen vitoreándole?

Todo es posible, tan solo es necesario confiar en si mismo. Es lo que le ocurre a este niño de algo más de tres años que consigue generar la admiración y atención de una multitud, que inicialmente no había reparado en él, hasta el punto de llegar a aplaudirlo y elogiarlo

Josh, que es como se llama el niño, tomó la pelota, comenzó a caminar y encaró la portería, como llevado por su instinto. Entonces, la gente comenzó a prestarle atención y se admiró por la conducta del pequeño que finalmente consiguió su objetivo, meter un gol ante la hinchada del equipo londinense del Chelsea.

Un ejemplo de confianza y tesón, sin miedos, sin dudas.

La autoestima

Según la definición de la RAE (Real Academia Española) autoestima es una “Valoración generalmente positiva de uno mismo”

En psicología este concepto se entiende como una función que depende de la atribución que el individuo da a su propia valía. En otros casos se concibe como una “internalización” de las actitudes que el sujeto percibe hacia él tanto si son propias como si proceden de los otros. Por lo tanto podría decirse que la autoestima depende en cierta medida de los juicios de los demás que nosotros percibimos.

Pero ¿qué ocurre en esta sociedad claramente enfocada a la imagen perfecta del individuo cuando existe una marca que diferencia claramente al individuo?, ¿cómo afecta eso a la autoestima de la persona?

Fijaos en como cambia claramente la percepción que tiene esta niña de si misma al principio y al final del video, no son necesarias palabras, tan solo la mirada de la niña.

En el taller que hacemos en Aúpate llamado Protagoniza tu vida, trabajamos entre otros conceptos la autoestima

Excusas

excusasSe dice que muchos años atrás el Virrey de Nápoles hizo una visita a Barcelona. En el puerto había un barco de remos, una galera, con prisioneros condenados a remar, castigo usual para la época.

El Virrey se acercó a los prisioneros y les preguntó que había pasado, que los había llevado a estar ahora en esta situación. Así escuchó de primera voz terribles historias.

El primer hombre dijo que estaba allí porque un juez aceptó un soborno de sus enemigos y lo condenó injustamente. El segundo dijo que sus enemigos habían pagado a falsos testigos para que lo acusaran. El tercero dijo que había sido traicionado por su mejor amigo, quien escapó de la justicia dejándolo. Y así por el estilo.

Finalmente el Virrey dio con un hombre que le dijo:
– Mi Señor, yo estoy aquí porque lo merezco. Necesitaba dinero y le robé a una persona. Estoy aquí porque merezco estarlo.

El Virrey quedó absolutamente anonadado y volviendo sobre el capitán del navío de esclavos dijo:

– Aquí tenemos a todos estos hombres que son inocentes, están aquí por injustas causas, y aquí este hombre malvado en medio de todos ellos. Que lo liberen inmediatamente, temo que pueda infectar a los demás.

De esta manera el hombre que se había confesado culpable fue liberado y perdonado, mientras aquellos que continuaban excusándose a si mismos volvieron a los remos.

Esta es una historia verdadera.

Es increible el poder que tienen nuestras excusas, cómo nos encadenan y mantienen sujetos en un determinado orden de cosas.

No pongamos excusas, es mejor hacernos cargo de las cosas y ser sincero con uno mismo y con los demas.

La última lección: video

La semana pasada os recomendábamos una película que trataba fundamentalmente sobre las ganas de vivir y la esperanza y disfrute de estar vivos.

Hoy os traemos un video del profesor Randolph Frederick Pausch, que sabiendo que disponía de un corto periodo de tiempo, decidió vivir, disfrutar del momento y hacer partícipe a todos los que le rodeaban. En este video Pausch toma parte de su conferencia “The last lecture”, para hablarnos de la lucha por la superación personal, de los sueños de niñez y de cómo conseguir hacerlos realidad, y de lo divertido que puede ser ayudar a que los demás los consigan.

Una auténtica lección de vida.

Ikiru (vivir): La película

ikiruHoy os traemos una película con letras mayúsculas, una de esas consideradas como un clásico, que al menos debemos ver una vez en la vida, (muy melodramático ¿no?). Se trata de la película nº 13 del gran director japonés Akira Kurosawa y una de sus obras maestras, denominada Ikiru (vivir).

Sinopsis:

En esta película Kurosawa nos presenta al señor Watanabe, un viejo funcionario que lleva una vida insulsa y vacía. Cuando recibe la noticia de que le queda un año de vida, intenta descubrir como darle sentido a su vida.

Análisis:

Película conmovedora que nos hace reflexionar sobre por qué estamos vivos. Se trata de una profunda reflexión sobre nuestra propia existencia, un canto a la esperanza.

Kurosawa no busca encontrar el dolor  ni la desolación que padece el enfermo terminal, sino que profundiza en  un mensaje arrebatadoramente vitalista, que sobrecoge al espectador.

Una película para disfrutar y para sentir y por supuesto para reflexionar sobre nuestra vida.

Gente corriente: la película

Gente corrienteGente corriente (Ordinary People) es la opera prima como director del afamado actor Robert Redford. Se estrenó en 1980 y cosechó 4 oscar (entre ellos mejor película y director), 4 globos de oro (incluyendo mejor película drama)  y otros tantos galardones más. Está basada en la novela de Judith Guest.

Sinopsis:
Conrad acaba de salir del hospital después de haber intentado suicidarse a raíz de la muerte de su hermano en un accidente. Mantiene una relación muy tensa con su madre y vive atormentado por sentimientos de culpa. Aunque visita todas las semanas a un psiquiatra, no se siente a gusto hasta que conoce a una compañera del coro y empiezan a salir juntos.

Análisis:
Lo interesante de esta película entre otras cosas es como reaccionamos ante la adversidad. En el filme se describen tres posturas diferentes: la de la madre (Mary Tyler Moore), fría y distante ante el dolor insoportable, la del hijo (Timothy Hutton) refugiado en su pena, culpa y desconcierto y la del padre (Donald Sutherland) acogedor, tierno y empático.

En principio la película puede resultar un tanto lenta, aunque no creo que resulte aburrida y es porque Redford intenta retratar con minuciosidad cada aspecto de la personalidad de los tres componentes de esta fracturada familia, haciéndonos entender la motivación y conducta de cada uno de los personajes. Es por tanto un estudio psicológico exhaustivo que aún hoy se sigue utilizando en algunas universidades.

Un guión espectacular, complejo y simple a la vez, que nos sumerge en el mundo de la  autoestima, el autocuidado y la gestión de emociones.

Absolutamente recomendable.

Realiza tus sueños

¡¡Era un vez una carrera de Sapos !!

carrera de saposEl objetivo era llegar a lo alto de una gran torre.

Había en el lugar una multitud. Mucha gente para animarlos y gritar por ellos.

Comenzó la competencia.

Como la multitud no creía que pudieran alcanzar la cima de aquella torre, lo que más se escuchaba era:

Qué pena … ¡¡esos sapos no lo van a conseguir …no lo van a conseguir…!!

Los sapitos comenzaron a desistir.

Pero había uno que persistía y continuaba subiendo en busca de la cima.

La multitud continuaba gritando:

Qué pena… ¡¡no lo van a conseguir…!!

Los sapitos estaban dándose por vencidos.

Salvo aquel sapito que seguía y seguía, tranquilo y ahora cada vez más con más fuerza.

Llegando el final de la competición todos desistieron, menos ese sapito, que curiosamente, en contra de todos, seguía.

Llegó a la cima con todo su esfuerzo.

Los otros querían saber que le había pasado.

Un sapito le fue a preguntar cómo había conseguido concluir la prueba.

Y descubrieron que era sordo.

¡¡No permitas que las personas con hábitos negativos derrumben las mejores y más sabias esperanzas de tu corazón!!

Recuerda siempre: “El poder que tienen las palabras que escuchas “

Resumiendo:

Se siempre “sordo” cuando alguien te dice que no puedes realizar tus sueños.