Archivo de la categoría: Motivación

Encuéntrate

encuentrate

Basta con diez minutos de conciencia

Andy Puddicombe, es experto en atención plena (Mindfulness) y en el siguiente video nos describe el poder transformador de hacer precisamente eso: refrescar la mente durante 10 minutos al día, simplemente estando consciente y viviendo el momento presente. (Sin necesidad de incienso ni sentarse en posiciones extrañas.)

Un video muy interesante:

¿Cómo gastas tu tiempo libre?

El siguiente vídeo ha sido creado por Ze Frank, es un artista de performance on-line estadounidense, compositor, humorista y monologuista con sede en Los Angeles. Fue pionero del formato vlogging y es considerado una de las personas más influyentes en este campo. Actualmente es el vicepresidente ejecutivo de vídeo en BuzzFeed.

En este video utilizó más de 28.000 bolas de chicle para invitarnos a reflexionar de una manera muy gráfica sobre qué hacemos en nuestro tiempo libre.

Digno de ver:

La Fuerza de Voluntad

Escrito por gemaflor@aupate.es

Lo he intentado muchas veces y no he conseguido nada… el esfuerzo que tengo que realizar es muy grande… total para qué… no tengo la fuerza de voluntad suficiente…

Cuantas veces habrán resonado estas palabras en nuestras cabezas. Nos apuntamos a cursos de idiomas, empezamos dietas, iniciamos muchas actividades que quedan al poco aparcadas en el rincón de los “ya lo haré”. Varias son las causas de tanto abandono: dejarse arrastrar por el impulso, sin contar con un plan de acción realista y factible; ser demasiado ambiciosos en nuestros propósitos y no disponer de la fuerza de voluntad suficiente para perseverar.

Hoy vamos a poner el foco en la fuerza de voluntad; esa fuerza que invocamos en las encrucijadas de la vida, nos mantiene en el camino a pesar de las dificultades. Invitamos a que penséis en el pasado, en esos momentos en los que esa fortaleza estaba presente: quizás el momento en el que conseguisteis aprobar un examen, lograsteis ese puesto que era importante para vosotros o aprendisteis un idioma imprescindible para vuestro trabajo. En este sentido podemos decir que La fuerza de voluntad Fuerza de voluntades el motor que nos ayuda a perseverar en nuestros retos y el impulso interno que nos mantiene firmes en nuestro propósito.

Bien es cierto, que dicho así, suena a dogma idealista. Sin embargo, cuando hablamos de fuerza de voluntad no nos estamos refiriendo a esa fuerza de voluntad destructora, sin sentido, ni orden y a la cuál no le importa nada más que el propio ego. Ejemplos de esto los tenemos en nuestra historia. ¿Cuál era el uso que hacia Hitler de su fuerza de voluntad? ¿Y el de Napoleón?

Podemos decir que son referentes importantes en este sentido, pero ¿con qué propósito?

Por este motivo, es necesario que a la hora de utilizar esa fuerza, testemos que repercusión tendrá su uso a nuestro alrededor (en nuestra familia, nuestros amigos, nuestros vecinos). Imaginaos lo que supondría que, de pronto, nos pusiéramos a pedalear en nuestra bici estática, en casa, a las 6 de la mañana con el loable objetivo de perder peso y hacer ejercicio. Al proponérnoslo y hacerlo estaremos demostrando una fuerza de voluntad brutal, pero en claro perjuicio para otros. Por lo tanto, antes de ponernos manos a la obra, preguntémonos:

¿De que manera afectará esta decisión a mi entorno?

Una vez llevado a cabo este análisis, llega el momento de ponernos manos a la obra y ver cómo opera la fuerza de voluntad.

La fuerza de voluntad nunca funciona sola mucho tiempo, si no va acompañada de un plan de acción diseñado con objetivos tangibles y realistas. Y necesita retroalimentarse de manera continua para mantenerse.

Un ejemplo es la conocida frase “potencia sin control no sirve de nada” que se plasmó en un spot publicitario. Con la fuerza de voluntad pasa exactamente lo mismo.

Necesitamos pues un carril por el que circule esa maravillosa fuerza. Y el carril es un buen plan de acción. Veámoslo a través de un ejemplo: “Imagínate que quieres correr una maratón”. Tienes dos maneras de llevar a willpowercabo tu proyecto. La primera, confiar plenamente en tu rendimiento y en que el impulso de la fuerza de voluntad te ayudará a llegar a la meta. La segunda, empezar a correr un tiempo antes, entrenando de manera habitual, dosificando tu fuerza de voluntad, para aumentar tu resistencia y poder llegar a la meta.

Porque es más fácil y eficaz reforzar esa fuerza de voluntad con pequeños logros diarios, que plantearse un gran reto que nos despoje de ella en un suspiro.

Y como paso inicial para alcanzar el éxito debemos tomar la decisión de coger las riendas de nuestros propósitos.

De esta forma, pondremos en juego nuestra fuerza de voluntad, enfocándola a través de un plan de acción concreto y efectivo.

¿Estáis convencido/as de que queréis emprender esta nuevo reto?

¿Cuál es vuestra decisión?

Motivación y optimismo

Hoy, os traemos un video muy especial, elaborado por la Asociación de Familias Numerosas de Euskadi, Hirukide.

Este video destaca con ternura, el colchón que supone la familia (abuelos, padres, hijos) a la hora de abordar situaciones de desempleo originadas por la actual crisis.

Una gota más de motivación, un muestra de actitud y optimismo.

Disfrutadlo!!

Dosis de humildad en la realidad que nos rodea

En ocasiones necesitamos subirnos a un pedestal para poder ver desde más arriba y mirar lo que nos rodea y quienes somos. Pero otras veces sería bueno posar los pies firmemente en el suelo y comprender quienes somos y donde estamos.

Este video es para esos momentos en los que podemos creernos el centro del universo, para devolvernos la perspectiva de donde estamos y como estamos.

Disfrutadlo:

Rana de Pozo

En un pozo profundo vivía una colonia de ranas. Allí llevaban su vida, tenían sus costumbres, encontraban su alimento y croaban a gusto haciendo resonar las paredes del pozo en toda su profundidad.

Protegidas por su mismo aislamiento, vivían en paz y sólo tenían que guardarse del cubo que, de vez en cuando, alguien echaba desde arriba para sacar agua del pozo. Daban la alarma en cuanto oían el ruido de la polea. Se sumergían bajo el agua o se apretaban contra la pared. Allí esperaban, conteniendo la respiración, hasta que el cubo, lleno de agua, era izado otra vez y pasaba el peligro.pozo

Fue una rana joven a quien se le ocurrió pensar que el cubo podría ser una oportunidad en vez de un peligro.

Allá arriba se veía algo así como una claraboya abierta, que cambiaba de aspecto según fuera de día o de noche, en la que aparecían sombras y luces, formas y colores, que hacían presentir que allí había algo nuevo y digno de conocerse.

Y, sobre todo, estaba el rostro con trenzas, de aquella figura bella y fugaz que aparecía por un momento sobre el brocal del pozo al arrojar el cubo y recogerlo todos los días en su cita sagrada y temida.

Había que conocer todo aquello.

La rana joven dijo lo que pensaba y todas las demás se le echaron encima:

Eso nunca se ha hecho. Sería la destrucción de nuestra especie. El cielo nos castigaría. Te perderás para siempre. Nosotras hemos sido hechas para estar aquí, y aquí es donde estamos bien y podemos ser felices.

Fuera del pozo no hay más que destrucción. Que nadie se atreva a violar las leyes de nuestros antepasados. ¿Es que una rana jovenzuela de hoy puede saber más que ellos?

La rana joven esperó pacientemente la próxima bajada del cubo. Se colocó estratégicamente, dio un salto en el momento en que el cubo comenzaba a ser izado y subió en él ante el asombro y horror de la comunidad batracia.

El consejo de ancianos excomulgó a la rana prófuga y prohibió que se hablara de ella. Había que salvaguardar la seguridad del pozo.

Pasaron los meses sin que nadie hablara de ella y nadie, tampoco, pudiera olvidarla, cuando un buen día se oyó un croar familiar sobre el brocal.

Se agruparon abajo las curiosas y vieron recortadas contra el cielo, en el borde del pozo, la conocida silueta de la rana aventurera. A su lado apareció la silueta de otra rana, y a su alrededor se agruparon siete pequeños renacuajos. Todos miraron sin atreverse a decir nada, cuando la rana habló:

“Aquí arriba se está maravillosamente. Hay agua que se mueve, no como allá abajo. Hay unas fibras verdes y suaves que salen del suelo y entre las que da gusto moverse, y hay muchos bichos pequeños muy sabrosos y variados, y cada día se puede comer algo diferente. Y luego, hay muchas ranas de muchos tipos distintos, y son muy buenas. Yo me he casado con esta que está aquí a mi lado, tenemos siete hijos y somos muy felices. Y aquí hay sitio para todas porque esto es muy grande y nunca se acaba de ver lo que hay allá lejos.

Desde abajo las fuerzas del orden advirtieron a la rana que, si bajaba, sería ejecutada por alta traición. Ella dijo que no pensaba bajar y que les deseaba a todas que la pasaran bien, y se marchó con su compañera y los siete renacuajos.

Abajo en el pozo hubo un revuelo, hubo algunas ranas que quisieron comentar la propuesta, pero las autoridades las acallaron enseguida; y la vida volvió a la normalidad de siempre en el fondo del pozo.

Al día siguiente, por la mañana, la niña de trenzas rubia se quedó asombrada cuando al sacar el cubo con agua del pozo, vio que estaba lleno de ranas.

Tomado del libro “Salió el sembrador” de Carlos Vallés, s.j.

Podemos volar

Podemos hacer cualquier cosa que deseemos, tan solo tenemos que proponérnoslo.

Los límites están solo en nuestra imaginación y si creemos en nosotros mismos y en nuestras capacidades, podemos romper cualquier límite, que para la mayoría son imposibles de batir.

Basta con ser capaces de dar los pasos, de encontrar la gasolina que mueva nuestro motor y lanzarse.

Somos un regalo

Viendo esta imagen:

regalos

Recordé estas palabras:

Las personas somos un regalo.
Algunas están magníficamente envueltas;
desde el primer vistazo son atrayentes.
Otras están envueltas con papel muy ordinario.
Algunas han sido estropeadas por el correo.
A veces, es posible que tengan una distribución especial.

Pero el envoltorio, no es el regalo.
A veces, el regalo es difícil de abrir,
y hay que buscar ayuda.
¿Quizás porque da miedo?
¿Quizás porque ya ha sido abierto y menospreciado?

Yo soy un regalo,
y, en primer lugar, un regalo para mi mismo.
¿He mirado bien en mi interior?
¿tengo miedo de hacerlo?
Quizás nunca he aceptado el regalo que soy yo.
Es posible que, dentro de mí,
haya alguna cosa distinta de la que imagino.
Quizás no he descubierto nunca
el regalo maravilloso que soy yo.
Soy un regalo
en primer lugar, un regalo para mi mismo,
y, después, también un regalo para los demas.

La educación

Hace algún tiempo os hablamos de Sir Ken Robinson y su visión sobre el sistema educativo en una entrada anterior.

Hoy os traemos este interesante video que amplia, o al menos lo explica de una manera más visual, dicha situiación.