Archivo del sitio

Las tendencias cambian

Ya conocemos las múltiples formas de manipulación (mediante retoque con programas informáticos) que se hacían hasta ahora de las modelos y actrices que salían en las portadas de las revistas de moda.

Ejemplos hay miles, uno de ellos puede ser este de nuestra actriz más famosa internacionalmente hablando:

Sin embargo, parece ser que las cosas están cambiando y como ejemplo os ponemos la siguiente fotografía, el antes y el después para ocultar ciertos efectos estéticos.

Para ello, nada mejor que ilustrarlo con otro ejemplo, con otra actriz, en este caso  Cameron Díaz:

Leah Hardy, antigua editora de Cosmopolitan, escribió recientemente en The Telegraph un artículo, donde nos explica que es exactamente lo que se utilizó con photoshop para ocultar los efectos de una delgadez excesiva, incluye la siguiente descripción de la manipulación de la imagen:

-Cara: las mejillas se rellenan
-Busto: nivelado
-Muslos: más anchos en la foto de la derecha
-Caderas: se ha suavizado la definición de los huesos
-Estómago: más lleno, con un aspecto más natural
-Brazos: brazos y hombros un poco más llenos.

Y es que parece ser que (por suerte) más frecuentemente de lo que parece, se retocan a aquellas modelos que pueden “asustar” por su delgadez.

Otros ejemplos donde se confiesa llevar a cabo estas practicas son:

Revista Healthy, con Jane Druker como editora que admite haber retocado a la chica de portada que tras la sesión de fotos resultó “realmente delgada y enfermiza” para que pareciera más saludable.

Vogue británico, con Alexandra Shulman a la cabeza, también ha declarado estar horrorizada por el aspecto de ciertas modelos en las sesiones para su revista. Robin Derrick como director creativo de dicha revista, confiesa que las cosas han cambiado, antes se retocaba para que parecieran más delgadas y ahora se hace lo contrario, buscando una imagen más saludable. Sin embargo siguen siendo actrices y modelos muy delgadas que se intenta hacer que parezcan más saludables.

Parece ser, por tanto, que aunque las tendencias están cambiando, aún queda mucho camino por recorrer. Si bien queda claro que nuestra percepción de lo que es saludable esta yendo hacia una visión más realista de un cuerpo más redondo y no tan delgado.

Una versión de este articulo se publicó originalmente en inglés en Sociological Images y en Business Insider.

Nuestros actos nos siguen

Hace algún tiempo hablamos del lenguaje para un uso comercial, del poder del lenguaje (aquí), hoy os traemos un spot publicitario de una compañía telefónica tailandesa ‘True Move H’ que se ha convertido en muy poco tiempo en video viral (ya va por más de 8 millones de reproducciones) El eslogan de la campaña es el eslogan de la campaña es ‘Dar es la mejor comunicación‘.

¿Por qué creéis que se ha hecho tan famoso en apenas una semana?

Aunque el video está subtitulado en ingles, no hay que saber mucho para entenderlo perfectamente. Después del video os dejamos un resumen, pero no lo leaís antes de ver el video.

Con formato de cortometraje, el video nos introduce en la vida de tres personas en dos momentos diferentes.

En el primer momento, un niño es atrapado mientras robaba unos medicamentos. La dueña sujeta y zarandea al niño, el niño dice que es porque su madre esta enferma cuando aparece un hombre y le pregunta al chaval si es verdad, él dice que si. El hombre paga las medicinas a la dueña y le pide a su hija que le de un poco de sopa y se la entrega al niño.

El segundo momento ocurre 30 años después, el hombre sufre un colapso y tiene que ser ingresado en el hospital. Los costes de hospitalización son muy elevados y su hija llora porque no puede asumir el pago.

Una mañana la hija se despierta y hay una nota donde se especifica que todos los gastos han sido pagados hace 30 años con 3 paquetes de analgésicos y una sopa.

El resto ya os lo imagináis…

Emoción y venta, ¿aliados?

Quiero poneros este video, que vi el otro día (podeis seguir leyendo despues del salto):

Un video que te llega ¿verdad? A mi también me gustó. Y comencé a preguntarme porque cada día veo más anuncios de este tipo. ¿Os lo habéis preguntado?

Antes, cuando alguien quería vender algo, solía apelar a la razón del comprador, explicándole las bondades de su artículo e incluso exponiendo que le hacía mejor que la competencia. (¿Quién puede olvidar aquel: Busque, compare y si encuentra algo mejor cómprelo”) Por tanto, este tipo de vendedor ofrecía la mejor solución a las necesidades del cliente, suponiendo que obtendría una decisión basada en argumentos lógicos y carentes de emoción por parte del comprador. Hoy una campaña así está equivocada y no conseguirá los objetivos que busca.

Estudios recientes de neurociencia y economía (conocidos como neuroeconomía) han llegado a la conclusión de que:

El ser humano no actúa ni racional, ni eficientemente cuando se trata de dinero. Sus decisiones financieras no se basan en la razón, sino que en ellas suelen entrar en juego elementos más incontrolables como son los sentimientos o las intuiciones” según publica tendencias21

Otros estudios como los llevados a cabo por los doctores Colin Camerer, George Lowenstein y Drazen Prelec de la Universidad Técnica de California, la Carnegie-Mellon y el MIT, respectivamente se pude extrapolar que:

Los seres humanos, estamos programados para tomar primero decisiones basadas en las emociones, luego en la reflexión”.

Por ello, cada día vemos más anuncios en la tele y en los medios de comunicación que no te hablan de lo bueno que es ese producto o aquella marca, sino de lo bien que te sentirás al tener ese producto. Los anuncios ya no venden un producto, sino una calidad de vida, tiempo para disfrutar de la familia y los amigos o mejorar y alcanzar tus metas.

Os pongo aquí otro ejemplo:

Escrito por davidapb@aupate.es

Confianza en uno mismo

¿Creéis que un niño de tres años puede conseguir la atención de una multitud y que terminen vitoreándole?

Todo es posible, tan solo es necesario confiar en si mismo. Es lo que le ocurre a este niño de algo más de tres años que consigue generar la admiración y atención de una multitud, que inicialmente no había reparado en él, hasta el punto de llegar a aplaudirlo y elogiarlo

Josh, que es como se llama el niño, tomó la pelota, comenzó a caminar y encaró la portería, como llevado por su instinto. Entonces, la gente comenzó a prestarle atención y se admiró por la conducta del pequeño que finalmente consiguió su objetivo, meter un gol ante la hinchada del equipo londinense del Chelsea.

Un ejemplo de confianza y tesón, sin miedos, sin dudas.

Pensamientos…

Pensamientos

La satisfacción alcanzable

Tal vez el titular con el que muchos nos identificamos es este: la satisfacción IN-alcanzable.

Vivimos unos tiempos en los que parece que nunca estamos contentos con lo que tenemos o con nuestra vida. Y siempre pasan cosas que nos arruinan los momentos de felicidad. Cuando estamos pasando un divertido fin de semana, el domingo el mediodía nos llama el jefe para cambiar unas fechas de unas reuniones la semana que viene. satisfacciónJusto antes del puente, justo cuando ya habías organizado el viaje. Y esta situación nos hace olvidar al instante los buenos momentos del Sábado, nos entra un ataque de ansiedad al colgar el teléfono  y vivimos el resto del fin de semana de los nervios y maldiciendo la situación. Se nos acaba de destruir nuestra línea temporal. Pasado, presente y futuro de mala leche. Y como decía un entrenador de fútbol: ¿Y por qué? ¿Por qué hacemos esto? ¿Por qué?

Si crees que te voy a responder ahora, vas tú list@.

Vivimos cada día pensando en alcanzar nuestra meta final vital personal: Obtener éxito en el trabajo, la pareja perfecta ( ¿después de un mes de relación?¿de verdad lo pensabas?), adelgazar 10 kilos ya mismo ( tengo una boda), dejar de pagar la hipoteca ( ¡pero si te quedan 40 años!), que lleguen las vacaciones ¡pero ya! ( y falta todo el trimestre), etc.

¿Qué quiero decir? Que vivimos constantemente tras metas lejanas, difíciles e improbables.

Ponemos toda nuestra atención e intención diaria en cosas futuras.  Y eso nos hace infelices. Probemos a, primero, hacer un plan a largo plazo, muy bien, pero luego, en el día a día, tenemos que vivir pasito a pasito. Vamos a ponernos pequeñas metas alcanzables y que podamos comprobar que las hemos cumplido. Y las vamos a disfrutar y nos vamos a premiar por ello. Todas las semanas (o días si puedes) tenemos que hacer algo agradable como recompensa.

Todos los días o cada semana, tienes que hacer un gasto de energía gratificante, porque, sabes que la carrera es muy larga, pero esta vez… ¡Lo has conseguido!

Escrito por Carlos Cabo

Cambio, conviértelo en un aprendizaje

En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe.

Eric Hoffer. Filosofo

A todos nos cuesta cambiar, ya que todo cambio nos saca de la rutina, de aquello con lo que nos sentimos cómodos. Pero como escaleras de pianomuy bien decía Eric Hoffer: “El futuro está diseñado para aquellos que consideran que el cambio es un reto del cuál merece la pena aprender”.

Como podemos ver en el vídeo la metáfora de la escalera nos invita a probar y ver que ocurre fuera de nuestra zona de confort. Si nos quedamos en la comodidad de la escalera mecánica no disfrutaremos de la melodia de los escalones. Sinceramente no crees que ha llegado el momento de cambiar.

 

Fundamentos para cambiar el mundo

Los diez fundamentos para cambiar el mundo basado en las palabras de Ghandi.

Una buena infografía

Gandhi.altajpg

Las expectativas

“Si no tenemos expectativas concretas no podemos tener decepciones”. Louise Hay.

Esta afirmación de Louise Hay trata una de las cuestiones más significativas de la existencia humana.

esperanzaLas expectativas están con nosotros desde nuestra más tierna infancia. La sociedad, la escuela, la familia nos enseñan a generarlas en múltiples ámbitos de nuestra vida.

Pero, ¿A qué nos referimos cuando hablamos de expectativas? Una expectativa es una suposición centrada en el futuro, que puede ser o no realista. Son hipótesis sobre lo que va a suceder en un espacio temporal de tiempo en relación a un acontecimiento concreto. Muchas de nuestras expectativas vienen determinadas por las experiencias que hemos vivido y lo que creemos sobre ellas, por lo que poseen grandes dosis de subjetividad y complejidad.

Asimismo, para facilitar su manejo es necesario que seamos conscientes de su influencia en dos momentos clave:

  1. En su elaboración.
  2. En la valoración de su consecución.

El primer momento, en su elaboración, corresponde a la creación del pronóstico sobre lo que va a ocurrir. De esta manera, el carácter positivo o negativo que estipulemos en esta suposición determinará nuestro comportamiento posterior. Aquí, juega un papel significativo la claridad y concreción de nuestros objetivos. Por lo que tendremos más posibilidades de materializar nuestras expectativas si planificamos y llevamos a cabo las acciones necesarias para conseguir nuestros retos.

El segundo momento, en la valoración de su consecución, se refiere a la comparativa que realizamos entre lo que esperamos y el resultado obtenido. Si lo que hemos conseguido está por debajo de nuestras expectativas, nos sentiremos frustrados y decepcionados. En cambio, si lo que hemos logrado está por encima de lo esperado, nos sentiremos satisfechos.

Un recurso que tenemos a nuestra disposición para resolver con éxito estos dos momentos es nuestra capacidad para ser flexibles.

¿Qué haces cuando las cosas no salen como tú esperas?

Escrito por gema@aupate.es

La última lección: video

La semana pasada os recomendábamos una película que trataba fundamentalmente sobre las ganas de vivir y la esperanza y disfrute de estar vivos.

Hoy os traemos un video del profesor Randolph Frederick Pausch, que sabiendo que disponía de un corto periodo de tiempo, decidió vivir, disfrutar del momento y hacer partícipe a todos los que le rodeaban. En este video Pausch toma parte de su conferencia “The last lecture”, para hablarnos de la lucha por la superación personal, de los sueños de niñez y de cómo conseguir hacerlos realidad, y de lo divertido que puede ser ayudar a que los demás los consigan.

Una auténtica lección de vida.