Los cinco lenguajes del amor

Cómo hemos comentado en artículos anteriores, el amor es uno de los ingredientes principales de nuestra vida.

los 5 lenguajes del amorSin embargo, la forma en que expresamos ese amor y lo que entendemos por amor es muy diferente en cada persona. Esta es la conclusión a la que llegó el doctor Gary Chapman y concluyó que existen cinco maneras básicas en las que las personas expresan y reciben amor: a través del contacto físico, compartiendo tiempo de calidad con las personas, haciendo regalos, con actos de servicio o a través de las palabras. Los denomina los cinco lenguajes de amor porque gracias a ellos podemos comunicar y recibir amor de forma directa y clara.

Cada persona tiene al menos uno o dos lenguajes específicos con los que se siente especialmente cómodo para percibir y expresar amor. A veces expresamos amor en un lenguaje y deseamos recibirlo en otro. Si nadie nos habla en nuestro lenguaje de amor, nos resultará difícil sentirnos amados. Intentaremos provocar en los demás la expresión de amor en el lenguaje que entendemos mejor y sentiremos frustración si no lo conseguimos.

A continuación vamos a ver con más detalle cada uno de ellos:

  • Palabras de afirmación: Una de las formas de expresar emocionalmente el amor consiste en usar palabras que eleven a la persona. Los elogios verbales, o palabras de aprecio, tienen gran poder como comunicadores de amor. Algunos ejemplos: “Estás muy bien con esa ropa”, “cocinas maravillosamente”, “gracias por poner una lavadora”, “De veras te agradezco que sacaras la basura hoy”, “Estoy orgulloso(a) de ti”, “eres una persona muy inteligente”, etc. Es importante comprender que nuestras palabras pueden servir de estímulo o freno de las personas que se consideran amadas por nosotros según expresemos aprobación o desaprobación. Trasmiten una intención y una emoción que nos une o nos aleja de la persona que amamos.
  • Tiempo de calidad: Cuando hablamos de tiempo de calidad se trata de entregarle por completo toda nuestra atención al ser amado, por un tiempo y lugar determinado. No se trata de ver televisión juntos, sino de sentarse en el sofá con el televisor apagado y conversar mirándose de frente acerca de los temas más importantes para la pareja, puede ser también salir a caminar juntos, salir a cenar, actividades que gusten a ambos, etc… No es tan importante la actividad en sí, sino más bien el hecho de compartir un tiempo juntos, sin presiones ni obligaciones, por puro placer, haciendo sentir a la otra persona que es importante para nosotros.
  • Recibir regalos: Es un lenguaje que constituye una expresión de amor, que trasciende las barreras culturales. Casi en cualquier cultura, cuando se ofrece un regalo, se está demostrando gratitud e intención de agradar a la otra persona. Lo importante del presente no es lo que cuesta monetariamente, sino el pensamiento expresado, por eso cuando se trata de regalos se debe buscar lo que le gusta en particular a la persona amada.
  • Actos de servicio: Se trata de hacer cosas que transmitan el amor que tenemos por el otro. Son tareas domésticas o atenciones hacia los demás realizadas con un espíritu positivo, van desde cocinar una comida especial para el otro, lavar, planchar, arreglar algo, construir algo, dar un masaje o hacer un recado. Los actos de servicio son física y emocionalmente exigentes, porque requieren un tiempo de dedicación y una planificación.
  • Contacto físico: es una de las formas de comunicación más directa y es un vehículo poderoso para declarar las emociones del amor hacia el otro. Es además una forma sencilla, que no requiere palabras y que puede transmitir confort, cariño o afecto de forma casi inmediata. Numerosas investigaciones en el campo del desarrollo infantil han llegado a la conclusión de que el contacto físico es una manera de comunicar amor: los niños que son tenidos en brazos, abrazados y besados desarrollan una vida emocional más saludable que los que son dejados solos por largo tiempo sin contacto físico. En algunos casos, el contacto físico es el lenguaje amoroso principal de tal forma que sin él, la persona no se siente amada y con el contacto físico se sienten seguros del amor de su cónyuge o ser amado.

Las consultas de psicólogos matrimoniales están llenas de parejas que dicen quererse pero que no parecen capaces de transmitir su amor al otro.

Sin embargo, si somos capaces de detectar y comprender cual es el lenguaje de nuestro conyugue, llegaremos más fácilmente a él/ella y se sentirá amado por nosotros.

Escrito por davidapb@aupate.es, gemaflor@aupate.es y josert@aupate.es

Anuncios

Publicado el abril 11, 2013 en Curiosidades y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. María Natal Medeiros

    Felicitaciones David pelo artículo, muy interesante!

  1. Pingback: Libro: Los cinco lenguajes del amor | Aupate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: