Curiosidades del lenguaje: “me has dejado helado…”

Realmente cuando hablamos, no solo comunicamos información sino que expresamos nuestros sentimientos y emociones y es que la palabra no es solo un sonido o un símbolo escrito, es el canal que nos permite comunicarnos con los demás, expresar nuestras emociones y hacernos entender. Pero es posible que existan otro tipo de relaciones neuronales que desconocemos, al menos hasta ahora.

Por ejemplo decimos que una persona es “fría” cuando la consideramos poco amigable o antisocial, y declaramos que nos hemos “quedado helados” cuando recibimos una mala noticia o alguien nos sorprende negativamente.

Lo más curioso de estas palabras es lo que han descubierto ahora, dos psicólogos de la Rotman School of Management de la Universidad de Toronto, en Canadá, Chen-Bo Zhong, y Geoffrey Leonardelli han demostrado que estas palabras van más allá de una simple metáfora (como herramienta del lenguaje), ya que, existe una conexión entre la soledad, la desesperanza, la tristeza y las sensaciones de frío. Según revelan en la Association for Psychological Science en un comunicado, los sentimientos de soledad y aislamiento social producen una sensación física de frío.

frio y soledad

El experimento para demostrar la conexión neuronal entre la temperatura y los sentimientos de soledad se realizó de la siguiente manera:

Dividieron un grupo de personas en dos. A uno de los subgrupos se les pidió que recordaran una experiencia personal en la que se hubiesen sentido socialmente excluidos, intentando de esta forma producir en ellos sentimientos de aislamiento y soledad. A los participantes del segundo subgrupo se les pidió que recordaran experiencias en las que se hubieran sentido aceptados.

Posteriormente, poniendo un excusa plausible, pidieron a todos los voluntarios que hicieran una estimación de la temperatura que, según ellos hacía en la sala en que se encontraban. Las valoraciones variaron mucho, entre los 12 y los 40ºC.

Lo interesante de este experimento es que aquellas personas que estuvieron pensando en experiencias de aislamiento social fueron las mismas que señalaron sentir más frío en la sala. Es decir, que los recuerdos de exclusión realmente les hizo sentir que la temperatura ambiente era más fría que al resto de los participantes en la prueba.

Un segundo experimento, en el que los sentimientos de exclusión eran inducidos por un juego de ordenador que pasaba una pelota a cada uno de los jugadores, dio como resultado que aquellos que habían sido marginados dentro del juego de ordenador tendieron mucho más que el resto de los jugadores a preferir una sopa o un café calientes.

Su preferencia por comidas y bebidas calientes podría deberse al sentimiento psicológico de frío provocado por haber sido excluidos en el juego.

Estos resultados, señalan los científicos, abren una nueva vía de exploración de la interacción entre ambiente y psicología.

Anuncios

Publicado el febrero 14, 2013 en Curiosidades y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: