Deseo de cambio

84858377sCambiar de trabajo, de pareja, de casa. Todos nos hemos levantado alguna vez con la necesidad imperiosa de cambiar aspectos de nuestra vida. Pero antes de dar el paso es importante hacer una valoración.

Lo primero necesario realizar para llevar a cabo cualquier cambio es darse cuenta en el presente cuál es la realidad y qué exactamente queremos cambiar. Ser consciente de nuestro deseo de cambio, por ejemplo algo que quieres es dejar de enojarte, o comer menos, dejar de preocuparte tanto o ser tan nervioso, primero hay que ser consciente de lo que uno quiere cambiar.

Una vez que tenemos claro cual es nuestra situación actual debemos escoger qué es lo que queremos cambiar en nuestro presente, en el aquí y ahora. Y para ello es necesario enunciarlo con toda claridad para que nuestra mente sepa por donde debe actuar.

balanzaTras escoger lo que queremos cambiar en nuestro presente, debemos pregúntarnos porqué vamos a hacer este proceso. Poner en una balanza nuestra decisión; poniendo en un lado cuales son los beneficios del cambio y en el otro lado de la balanza cual es el esfuerzo que voy a realizar. Si verificamos que el esfuerzo es menor que los beneficios, esta claro que la balanza nos empujará al cambio. Sin embargo si los esfuerzos suponen mas perjuicio que los beneficios del cambio, nuestra balanza nos retendrá y evitará dicho cambio.

Después de haber decidido que el cambio es posible debemos contestar a estas preguntas:

¿Necesitamos cambiar?

¿Andamos probando a ver qué pasa?

¿Creemos que quizá sí funcione?

¿Queremos cambiar?

Las palabras son muy importantes para nuestra mente; la lingüística es vital para que nuestro cerebro comprenda exactamente lo que queremos.

Si contestamos que “necesitamos” cambiar, la interpretación del cerebro será que esto es forzoso, no por convencimiento.

Si “andamos probando….” tampoco haremos todo lo posible por nuestra parte y parece ser que no tendremos mucho que perder si no lo conseguimos.

Si pensamos “quizá funcione”, estamos metiendo la duda de sí o no y cuando hay duda lo más seguro es que tampoco damos la importancia necesaria.

En cambio cuando decimos que “queremos” cambiar eso sí tiene fuerza, energía y motivación. Usamos el verbo “querer” con situaciones positivas, deseadas y nuestra mente sabe exactamente cómo hacerlo para conseguir lo que “queremos”.

Anuncios

Publicado el enero 22, 2013 en Cambio y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: