Emociones y autoconfianza

no prometas

Dice un proverbio “No prometas cuando estás feliz, no respondas cuando estás enojado, no decidas cuando estás triste” y es que nuestro estado emocional modifica nuestras percepciones de lo que nos rodea, nos hace ver más fácil o más difícil nuestra meta, nos pone trabas o nos despeja el camino y por tanto cambia nuestra conducta y nuestras decisiones finales ante un dilema.

Por ello debemos aprender a gestionar nuestro estado emocional y decidir cual debe ser para que tomemos la decisión más acertada. Así por ejemplo, templar nuestras emociones cuando tenemos que planear un objetivo, o cambiar nuestro enfado por un estado emocional más positivo, cuando estamos en una reunión de trabajo, conseguirán que salgamos con éxito del trance, aportándonos más confianza en nosotros mismos y nuestras capacidades.

Elegir esas opciones de estado emocional requiere ciertas habilidades.  Como por ejemplo, poder responder a sus emociones e impulsos conscientemente, con una actitud de ‘Yo controlo esta emoción.”. Eso sí, cuando hablamos de control, no entendemos ahogar o reprimir las emociones, sino regular, controlar o eventualmente modificar estados anímicos y sentimientos cuando éstos son inconvenientes en una situación dada.

Si este control de las emociones se enfoca sobre la autoconfianza podemos adecuar las emociones de baja valía que se tengan en un determinado momento, aprender a manejarlas, trabajar en ellas y en este caso, suprimirlas o adecuarlas a un momento determinado. Así cuando nos encontramos con una baja autoestima, en principio es necesario controlar la duración de las emociones. La forma es, en primer lugar identificando el sentimiento (o la emoción) de tristeza y posteriormente controlando la duración de ésta y otras emociones nocivas al organismo.

Por otro lado, las emociones nos ponen en movimiento, y podemos desarrollar la capacidad de entusiasmarnos y automotivarnos, aplacando otros impulsos que nos desvían de la tarea que emprendemos y acallando emociones afectadas por comentarios o actitudes de otras personas. Así pues es necesario una actitud automotivante en cada día de nuestra vida para cumplir metas, sueños, …

Por lo tanto, en el caso de baja autoestima, una persona que identifica sus emociones negativas, las maneja o autocontrola, y posee una capacidad de automotivación, puede mejorar las relaciones con la propia persona de igual forma que con los demás, alcanzando lo que se proponga. La persona que realiza esto no dependerá de los otros, sino de él mismo.

En este taller trabajamos estas habilidades para alcanzar una autoconfianza plena.

Anuncios

Publicado el enero 10, 2013 en Autoconfianza, Motivación y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: